Historia

katejones

En 1999, Kate Jones, una joven graduada de Yale, se trasladó a California para hacer realidad su sueño: fundar su propia empresa de moda y diseño textil. Así fue como nació Pinkcal, una pequeña firma dinámica e innovadora que no tardó en hacerse con una selecta cartera de clientas entre las boutiques de Beverly Hills.

La empresa cambió drásticamente de rumbo a partir de 2004, después de la boda de Kate con Steve Barnes, un especialista en nuevos materiales con importantes contactos en Silicon Valley. La sinergia entre Kate y Steve pronto se tradujo en una nueva línea de negocio para Pinkcal, que sacó al mercado sus primeras camisetas fotosensibles en 2005.

La empresa mantuvo su renombre y su aura de exclusividad durante los siguientes veinte años, pero en 2026 comenzaron los problemas económicos. Era imprescindible reflotar la compañía y diseñar para ella un nuevo futuro en medio del cambiante paisaje comercial. Juliette Barnes, hija de Kate y Steve, asumió la tarea de llevar a buen puerto esa remodelación. Así fue como Pinkcal se transformó en Sweet Pink.

Treinta años después, Sweet Pink se ha convertido en la marca de referencia en moda para cientos de millones de mujeres en todo el mundo. Sus diecisiete ciudades corporativas son centros de aprendizaje y actividad empresarial de reconocido prestigio internacional, y la sede de la empresa, conocida coloquialmente como Palacio, es actualmente un centro de peregrinación al que acuden diariamente miles de turistas. Con su exigente sistema de selección de clientes, Sweet Pink puede presumir de ser hoy una de las firmas que compiten a nivel global por atraer a los mejores talentos de cada generación. Cada año, un millar de nuevas mujeres Sweet Pink se incorporan a nuestro ilusionante proyecto. Y cada año le ofrecemos al mundo lo mejor de nosotros mismos… superando nuestros logros del año anterior.

Moda

Guía de compra

Los productos de Sweet Pink están clasificados en cinco niveles para determinar qué tipo de usuarias pueden acceder a cada uno de ellos, dependiendo de su compromiso con nuestra firma.

Para inscribirse en uno de los cinco niveles de compromiso, es imprescindible acudir a alguno de los centros de asistencia de la marca y concertar una entrevista individual. Allí, tras estudio de la petición y valoración de las características de la aspirante, se expedirá el carné virtual de nivel, cuyo código le permitirá realizar compras de su nivel de compromiso o de cualquiera de los niveles inferiores.

Estos son los requisitos necesarios para acceder a cada nivel:

  • Nivel 1: valoración positiva por parte de la entrevistadora de la firma. Se tendrán en cuenta, además de los resultados de la entrevista, el currículum vítae y el informe de marcadores genéticos.
  • Nivel 2: obtención de la calificación de apta en dos pruebas escritas, una de cultura general y otra de conocimiento de la firma (nivel inicial). La obtención del carné de este nivel habilita a la usuaria para participar en todos los foros activos de la marca, tanto presenciales como virtuales.
  • Nivel 3: obtención de la calificación de apta en el concurso-oposición para usuarias avanzadas de la firma. La obtención del carné de este nivel permite a la usuaria optar al desempeño de un puesto remunerado dentro de la compañía.
  • Nivel 4: cuatro años de experiencia y participación asidua en los foros de Sweet Pink. Obtención de la calificación de apta tras la evaluación del book de estilo individual de la usuaria. Es necesario haber superado también la fase de concurso-oposición del nivel 3.
  • Nivel 5: Para obtener este nivel de compromiso, es necesario haber sido seleccionada por el Comité de Expertos de la marca en su reunión anual de Los Ángeles. Dicho comité se encarga de evaluar a las aspirantes y de conceder a las diez mejores usuarias de nivel cuatro el certificado correspondiente.

Celebridades

Juliette Barnes

Desde el año 2026, en el que se incorporó a la dirección de la empresa con apenas veinte años, Juliette ha sido el alma de Sweet Pink. Su instinto para combinar diseño, estética y tecnología, así como su sólida formación en gestión de empresas, ha llevado a la compañía a convertirse en lo que es hoy. Cada año, antes de la presentación de la colección otoño-invierno, Juliette Barnes viaja a Nepal para pasar dos semanas en un monasterio de monjas budistas y practicar meditación. Después regresa renovada y dispuesta a conducir a su firma a nuevas cotas de éxito y popularidad, cosa que ha logrado sistemáticamente cada año desde que Pinkcal se transformó en Sweet Pink.

Obsesionada con proteger su legado, Juliette Barnes ha diseñado un arduo sistema de selección para captar a los mejores talentos jóvenes e incorporarlos a su proyecto. Fruto de ese empeño son los centenares de colegios y millares de academias privadas que cada año preparan a sus alumnas para probar suerte en los exámenes oficiales de la firma. Se trata de un sistema exigente que ha demostrado su éxito en repetidas ocasiones, la más reciente de las cuales es la incorporación a la imagen de la marca de Sara, estrella de proyección internacional y nueva embajadora de Sweet Pink.

Norma Barnes

La adopción del apellido de su madre lo dice todo: Norma Barnes está decidida a seguir los pasos de Juliette. A pesar de su juventud, es ya la promotora y supervisora de las colecciones Teen de la marca. Además, su imagen se ha convertido en un icono que millares de jóvenes de todo el mundo asocian con la sofisticación y la sencilla elegancia de Sweet Pink.

Alegre, vital y llena de proyectos, Norma Barnes se define con una mujer “con los pies en el suelo”. Sabe que su apellido no le garantiza nada en una firma donde el talento se valora por encima de todo lo demás. Pero si algo no le falta a Norma, es justamente talento. Gracias a él, puede compaginar sus estudios en el exclusivo colegio Sweet Dreams con un papel cada vez más activo dentro de la firma. Los que la conocen bien afirman que tiene grandes planes para Sweet Pink… y no nos extrañaría que muy pronto nos sorprendiera a todos con alguno de ellos.

Visitar el Blog de Norma Barnes

Elsa

Su apellido no importa. Como muchas otras mujeres antes que ella, Elsa renunció a usarlo cuando fue elegida por el Comité Superior de la marca para formar parte de nuestra pequeña familia. Eso sucedió en el año 2044. Desde entonces, Elsa asumió su papel de imagen estrella de Sweet Pink y contribuyó a engrandecer a la compañía con su ejemplar trabajo como actriz en más de una veintena de largometrajes.

Durante más de una década, Elsa ha sido la imagen visible de Sweet Pink, la embajadora oficial de la firma. Y aunque en los últimos tiempos ha cedido protagonismo a las nuevas caras de nuestra compañía, ella nunca dejará de formar parte de lo que más profundamente amamos y valoramos en Sweet Pink: la combinación de belleza y talento y la capacidad de contribuir con ellos al desarrollo de una sociedad más perfecta y comprometida con la moda y el diseño.

Por todo ello, ¡gracias, Elsa!

Sara

No llegó a nosotros por casualidad: como tantas miles de jóvenes en todo el mundo, Sara se ha preparado durante toda su vida para formar parte de este proyecto apasionante que llamamos Sweet Pink. Pero a diferencia de la mayoría de esas jóvenes, Sara sí ha conseguido su sueño. Incluso ha visto superadas sus expectativas más optimistas.

En toda la historia de Sweet Pink nunca nos habíamos encontrado con una mezcla de belleza, talento e inteligencia tan perfecta y adecuada para nuestra marca. Ya sus marcadores genéticos apuntaban a lo más alto, y gracias al esfuerzo de muchos años de formación, esa promesa contenida en los genes se ha hecho finalmente realidad.

Sara es desde hace algunos meses la imagen oficial de Sweet Pink. En su faceta de cantante solista, ha grabado ya su primer disco, con el que ha conseguido batir récords de descargas en los cinco continentes. Pero esto es solo el comienzo: Sara tiene muchas bazas para sorprender, y lo va a hacer en a lo largo del próximo año. Es evidente que Sweet Pink ha encontrado en ella a una embajadora de lujo. Su rostro bello y sereno, su estilo depurado y la maravillosa transparencia de su voz son la mejor expresión de los valores que han hecho de Sweet Pink la firma de referencia en el mundo de la moda.